Cuando hablamos de accidentes laborales, generalmente lo asociamos a profesiones de riesgo y actividad física; jamás se nos ocurriría pensar en una oficina, como un entorno que ponga en riesgo nuestra integridad. Lo que lleva a preguntarnos: ¿Somos realmente conscientes del tipo de riesgo al que estamos expuestos en un despacho, secretaría, negocio u estudio? Por ello hoy os ponemos en conocimiento, el caso de la Lipoatrofia Semicircular (LS); que es un trastorno de la grasa subcutánea que se suele manifestar con un hundimiento en la cara anterior y lateral de los muslos; en algunos casos también se ven afectados los antebrazos y son producidos por la atrofia del tejido adiposo subcutáneo (capa de grasa).   El tejido muscular, generalmente no resulta afectado y es una enfermedad benigna de carácter reversible; que tiene como grupo de riesgo a las mujeres a partir de los 30 años,  y por lo general se asocia a edificios muy tecnificados con gran cantidad de ordenadores, fotocopias, impresoras, etc.

  wholecontract_lipoatrofiasemicircular_prevención_mobiliario

Debido a que esta enfermedad se ha catalogado como accidente laboral, las empresas han hecho hincapié desarrollando todo tipo de medidas de prevención, para evitar que deriven en nuevos casos.  Incidentes de tipo mediático como los de la sede de Gas Natural en Barcelona, casos en empresas como Agbar y la Caixa, generaron una serie de protocolos destinados al conocimiento y difusión de este mal.

El sector del mobiliario de oficina ha sido el más sensible al respecto, incluyendo los fabricantes, en todas las versiones de puestos de trabajo, dispositivos de toma a tierra; estos elementos, están destinados a la liberación de cargas electrostáticas, y reducción del campo electromagnético producido por los aparatos eléctricos típicos de una oficina (ordenadores, Tablets, móviles, aparatos de repetición de señales, etc.), que son identificados como causas principales del desarrollo de una LS.

  wholecontract_lipoatrofia_prevención_mesas_tomaatierra_mobiliariohomologado

También recalcaremos,  elementos como el diseño y el acabado, que también influyen a la hora de elegir una mesa que se adapte a nuestras necesidades de prevención y seguridad laboral, como es el caso de mesas con formas suaves y redondeadas que evitan el menor contacto posible con los cantos de la estación de trabajo; materiales con conductividad casi nula como las melaminas y acabados en maderas que evitan la acumulación de cargas electrostáticas, nos acercan al producto ideal que nos ayuda a la prevención de riesgos laborales.

Así de esta forma estaremos protegidos un poco más en nuestro entorno laboral y evitaremos ir cargados de energía innecesaria y dañina que muchas veces interfiere en otros aparatos eléctricos del hogar.

BOTÓN